- Año 2004: “Los caminos de la reconciliación. El misterio del perdón” En la edición fundacional se seleccionaron películas que desde la pluralidad de contextos y culturas, abordan la posibilidad del perdón en medio de los conflictos que se producen en los distintos niveles personales, familiares, étnicos, económicos y políticos. Así se ofrecieron El color del paraíso (1999) de Majad Majidi, El camino a casa (2000) de Zhang Yimou, Una historia verdadera de David Lynch, Hoy empieza todo (1999) de Bertrand Tavernier, El abuelo (1998) de José Luis Garci, Solas de Benito Zambrano, Hijos de un mismo Dios (2001) de Yurik Bogayevicz, y Ararat (2002) de Atam Egoyan. Paralelamente se realiza la edición para jóvenes en la que se presentan cuatro películas: El color del paraíso (1999) de Majad Majidi,  El camino a casa (2000) de Zhang Yimou,  El abuelo (1998) de José Luis Garci e Hijos de un mismo Dios (2001) de Yurik Bogayevicz. De ellas se realizan las primeras guías didácticas que se ofrecen a los centros educativos como complemento al visionado y los comentarios de la película. - Año 2005: “Los iconos de la bondad” La literatura ya ha presentado figuras de la bondad como “El idiota” de Dostoievski o el precioso cuento de Charles Cesbron “Un viejo en un jardín”. Sin duda en la medida en que el hombre presenta el rostro de la inocencia, lucha pacientemente contra el mal y asume la infinita responsabilidad para con el otro, su hermano, nos permite adentrarnos en la misteriosa profundidad de la imagen que tiene dibujada en sus entrañas. Quizás el cine ha puesto demasiadas veces fotogramas al mal y han abundado menos los iconos del bien. Probablemente la presencia del mal agudiza el dramatismo pero solamente la presencia de la bondad ilumina con la verdad. Hay una belleza transparente y diáfana en la bondad que nos mostró el primer cine. Recordemos personajes como Charlot de Charles Chaplin,  Inger en Ordet, la obra maestra de Dreyer, o Cabiria en la película de F. Fellini. Se presentan una serie de películas sobre la bondad en el cine contemporáneo y para ello se seleccionan algunos cineastas clave. Así se proyectan Una película hablada (2003) de Manoel de Oliveira, Tres colores: Rojo  (1994) de Krysztof Kieslowski, Bailar en la oscuridad (2000) de Lars von Trier, Un hombre sin pasado (2002) de Aki Kaurismäki. Tierra de abundancia (2004) de Wim Wenders, Hotel Rwanda (2004) de Terry George, El sabor de las cerezas (1997) de Abbas Kiarostami y Los chicos del coro de Chistophe Barratier. La selección de las películas de la sección de jóvenes se independiza con la finalidad de una mayor adaptación educativa. Así este año se ofrecen las unidades didácticas y se proyectan: Hotel Rwanda (2005) de Terry George, Estación Central del Brasil (1998) de Walter Salles, Los chicos del coro (2004) de Christophe Barratier, La Terminal (2004) de Steven Spielberg y Together (2003) de Chen Kaige. Este año se entrega un CD de soporte didáctico con materiales para seguir trabajando en torno a las películas.   - Año 2006: “En la debilidad está la fortaleza” La tercera edición de la Semana del Cine Espiritual supuso un salto cualitativo importante con la incorporación de otras diócesis (Vitoria, Bilbao, San Sebastián y Terrassa) y el estrechamiento de relaciones con SIGNIS (Asociación Católica Mundial para la Comunicación). El lema que se propuso recogió aquellas historias cinematográficas de superación en la dificultad y en la prueba, en las que se manifiesta que el ser humano es mucho más que sus límites y debilidades, pudiendo hacer posible lo imposible si tiene presente “que te basta mi gracia” (2 Cor 12,9). Pudimos reconocer la lucha interior de Henri Kremer en El noveno día (2005) de Volker Schlöndorff; el tesminonio lúcido y evangélico en Sophie Scholl: los últimos días (2005) de Marc Rothemund, el camino entrañable de superación de Paolo en Las llaves de casa (2004) de Gianni Amelio; la búsqueda de la identidad de Schlomo en Vete y vive (2005) de Radu Mihaileanu; las historias cruzadas hacia la salvación de Crash (2005) de Paul Haggis; la vida sencilla llena de heroísmo de El camello que llora (2003) de Luigi Falomi y Byambasuren Davaa. En esta edición tuvimos uno de los saltos cualitativos que se han ido haciendo rasgo característico de nuestra Muestra, los pre- estrenos de películas significativas del cine espiritual. Comenzamos de forma inmejorable presentando El gran silencio (2005) de Philip Gröening, lo que supuso su lanzamiento entre nuestro público en dos sesiones repletas de espectadores. También presentamos Don Bosco (2004) de Ludovico Gasparini con importante afluencia de público durante sus cuatro horas de duración. También en esta edición comenzamos otra línea que ha ido marcando nuestra Semana. Se trata de la preocupación por los cortometrajes de contenido espiritual. Así presentamos Cristina Kauffman, recrear les soletats (2006) de Francesc Grané, Olelé, prohibido no soñar (2006) de José J. Fernández y Una chica llamada María (2006) de Angel J. Fernández Prado. Destacamos que el éxito de difusión de estos cortos ha sido uno de los logros más interesantes de nuestra Muestra. La sección de jóvenes se extiende a un mes de duración y se proyectan: Sophie Scholl: los últimos días (2005) de Marc Rothemund, Vete y vive (2005) de Radu Mihaileanu, Crash (2005) de Paul Haggis, Millones (2004) de Danny Boyle y En América  (2002) de Jim Sheridan. Se inicia un salto cualitativo y son 10.000 los jóvenes que participan en cinco ciudades. - Año 2007: “Dios en el cine. Contigo” La cuarta edición también ha supuesto saltos cualitativos significativos. Por una parte con la extensión a once ciudades lo que ha supuesto una novedad de complejidad organizativa que asumió SIGNIS- España que coordinó la gestión de las películas y fechas. Otro de los acontecimientos a resaltar es la incorporación del Certamen Cortos con Fondo. Esta iniciativa pretende difundir el cine espiritual y de valores entre los realizadores noveles. Por ello instituciones como Cáritas, Salesianos de Barcelona, Manos Unidas, Radio Estel y Catalunya Cristiana y Editorial Casals ofrecieron en esta primera edición cuatro premios de 1500 euros, en las secciones de solidaridad, cooperación al desarrollo, realidad de los jóvenes y valores espirituales. Son ciento uno los cortometrajes que se han presentado y ofrecen una notable calidad técnica, artística y de temática. La entrega de premios fue un éxito así como la edición del DVD de los premiados. Otra prolongación de la Semana desemboca en el Congreso Internacional sobre Teología y Cine que se celebró en la Facultad de Teología de Catalunya entre el 17 y el 19 de noviembre del 2007. La participación de un conjunto muy importante de expertos de cine y teología supuso un salto cualitativo para el diálogo cercano con las dimensiones espirituales presentes en el cine. la presencia de Ermanno Olmi y la presentación de su película Centochiodi (2007) fue un hito importante que marca también una nueva clave de referencia más reflexiva y universitaria. Bajo el lema “Dios en el cine” se pretendió resaltar especialmente la dimensión ecuménica e interreligiosa. Así contamos con películas que tienen como referente las iglesias de la Reforma con El final del Espiritu (2007). También se presentó en pre-estreno, después de ganar la Concha de Plata en el Festival de Cine de San Sebastián, la película Mil años de oración (2007) de Wayne Wang, una propuesta de resonancias espirituales de Oriente. También se ofreció el pre-estreno de Bab’Aziz (2007) una pequeña perla del cine abierto al misterio desde la pista del sufismo islámico. La oferta se completaba con las películas de referencia cristiana Copying Beethoven (2006) Agniesszaka Holland. Disparando a perros (2007) de Michael Caton-Jones y el documental 4 de julio. La matanza de San Patricio (2007) de Juan Pablo Young y Pablo Hernán Zubizarreta. Para concluir con dos filme de talante humanista y amplia apertura hacia la trascendencia como son Sin destino de Lajos Koltai y Luces de atardecer de Aki Kaurismäki En la sección de jóvenes continúa la línea de crecimiento del número de espectadores, que en esta ocasión suman 14.500 de las once ciudades donde se realiza la Semana durante cuatro meses de octubre a diciembre. Las películas que se ofrecieron fueron: Copying Beethoven (2006) de Agnieszka Holland, Disparando a perros (2007) de Michael Caton-Jones, Teresa de Calcuta (2006) de Fabrizio Costa, La joven del agua (2006) de M. Night Shyamalan y El tigre y la nieve (2005) de Roberto Benigni. También este año se inaugura una sección para cine familia e infantil con la película Azur y Asmar (2006) de Michel Ocelot que se proyecta en sesiones para los centros educativos y para familias. Este film de animación que plantea las bases para la convivencia desde la diferencia se convierte en una nueva línea de actuación de la Semana y también un nuevo sector de público cono receptor de la oferta de valores espirituales. - Año 2008: La otra mirada Se celebra la quinta edición de la Semana del Cine Espiritual en veinte ciudades con más de 45.000 espectadores. En esta ocasión bajo el lema “La otra mirada” se ha procurado animar otra forma de ver el cine pasando de ser simples espectadores a contemplativos. Se trata de mirar con profundidad y reconocer que tras la pantalla hay huellas del misterio de Dios. Así los asistentes es experimentado que hay una forma de divertirse que descubre que no solamente miramos sino que hemos sido mirados. Esta ha sido la invitación. En la sección destinada a jóvenes que se ha celebrado en ciudades como Barcelona, Bilbao, Zaragoza, Valladolid o Toledo han participado en horario escolar 153 centros educativos. Con  películas como “Juno” “Lars y una chica de verdad” “¡Esto es ritmo!” “Cometas en el cielo”, “Spiderman 3” y “Las crónicas de Narnia: el príncipe Caspian”. En cada una de las secciones, celebrada en un cine comercial, los jóvenes espectadores recibían una presentación y un comentario de la película y después continuaban trabajando con unas guías didácticas elaboradas por especialistas. La participación de los jóvenes en sala era muy activa tanto en el diálogo con los presentadores como planteando cuestiones tanto sobre la realización fílmica como sobre el contenido y las claves de sentido. En las evaluaciones posteriores tanto alumnos como profesores insistían en la necesidad de experiencias formativas que faciliten la crítica y la dimensión espiritual y religiosa. Así por ejemplo, en la película “Cometas en el cielo” se descubría como más allá del fundamentalismo hay una experiencia religiosa que ayuda y hace mejor a las personas. Paralelamente a la sección destinada a escolares se ha desarrollado la dedicada a público abierto. Por allí se han proyectado películas como La isla de Pavel Lounguine, La escafandra y la mariposa de Julian Schnabel, Bella de Alejandro Gomez Monteverde , Cien Clavos de Ermanno Olmi o El cant del ocells de Albert Serra. La participación del público en la reflexión anima a un cine que no solo se consume sino sobre el que se reflexiona pensando en sus claves de sentido. Para ello siempre se contó con la ayuda de directores de cine y profesores que han ayudado a la interpretación. Un asunto interesante fue la calurosa acogida de “Bialet Masé. Un siglo después” del argentino Sergio Iglesias. Además se han multiplicado las iniciativas formativas destinadas a profesores en Barcelona, Lleida, Santiago de Compostela, Oviedo, Valladolid, Zaragoza, Valencia, Santa Cruz de Tenerife, Madrid, Granada y Bilbao. Igualmente se han realizado cursos destinados a agentes de Pastoral de la Salud en Madrid y Barcelona. También se ha coordinado con otras iniciativas de Cine espiritual en la Asamblea de Signis-Europa que tuvo lugar en Roma.
HISTORIA
2004 2005 2006 2007 2008 2009 Presentación Planteamiento Historia Signis Contacto Inicio Historia